frena el rumor
|

Rumores

Se han formulado 12 casos de rumores, prejuicios o estereotipos, elegidos tras analizar las experiencias en marcha en otras comunidades autónomas y su adecuación a la realidad del País Vasco:

Tratamiento de cada rumor

El tratamiento de cada rumor se hace en dos etapas. La primera consiste en caracterizarlo. La segunda, en aprender a abordarlo.

a | Caracterizar el rumor

Antes de elaborar este manual, nos hemos planteado algunas preguntas sobre cómo mostrar en un material gráfico las dimensiones de un rumor, un prejuicio o un estereotipo; cómo conectarlos con las situaciones cotidianas que los refuerzan o con los detonantes que lo activan y de qué modo reflejar los diferentes grados en que las personas los interiorizan.

Como vehículo para nuestra idea, hemos elegido un medio de información digital donde los internautas pueden opinar sobre las noticias. El conjunto que conforman la noticia y las opiniones sobre ella ayudará a los lectores a formarse una primera noción de las dimensiones del rumor. Además, se trata de una metodología que retrotrae a los análisis de texto escolares y que ofrece el componente de juego siempre inherente a intentar desentrañar un texto.

La opción de un medio digital con comentarios de los internautas aporta algunas características específicas:

  • Permite caracterizar el rumor en muchas más dimensiones y matices que las que ofrecen el diálogo dramatizado, el recurso de la imagen, un texto formal y otras alternativas similares.
  • Facilita la visión dinámica de los rumores: cómo se adaptan a situaciones (noticias), cómo se adecuan para hacerse pertinentes a los datos que les sirven de detonante, cómo se negocian en conversaciones a varias bandas, cómo se hacen resistentes a la crítica, etcétera.
  • Permite identificar el rumor de manera continua. En cada noticia aparece un lector o lectora que lo  asume íntegramente y lo lleva a sus últimas consecuencias, otro que lo niega y construye un discurso contrario de acuerdo con las mismas estrategias y al menos un tercero proclive a dialogar y capaz de cambiar de punto de vista (o matizarlo).

Este formato, además, permite mostrar cómo los medios de comunicación crean opinión y, en concreto, cómo construyen y refuerzan los imaginarios colectivos. De ahí que sea conveniente enfatizar la estrecha relación entre la información que aparece en los medios (cómo se selecciona, elabora, edita…) y la generación o el refuerzo de determinados rumores. Lo mismo puede decirse de otros espacios abiertos a la opinión de sus usuarios y que, en no pocas ocasiones, difunden y consolidan los rumores, con la protección añadida de la distancia física y el anonimato o semianonimato.

b | El abordaje

Una vez caracterizado el rumor, prejuicio o estereotipo, el manual dedica tres apartados a cómo abordarlo:

  1. Hablemos con propiedad. Esta sección adecua la percepción distorsionada con la complejidad de la realidad social a la que hace referencia el rumor, el prejuicio o el estereotipo. Para ello, el manual aporta datos y herramientas conceptuales que los despojan de exageraciones, espacios de indefinición, etc.
  2. Con la ley en la mano. Este apartado incluye leyes, normativas, directrices o estudios que enfatizan el marco de derechos que ya existe y que son aplicables al rumor, prejuicio o estereotipo.
  3. Dándole una vuelta... Aquí, el manual sugiere análisis y reflexiones alternativas, capaces de proporcionar un contrapunto a las posiciones y argumentos que sostienen el rumor, el prejuicio o el estereotipo. En general, la estrategia habitual consistirá en pedirle al lector o lectora que extrapole ese rumor, prejuicio o estereotipo a otros colectivos y situaciones sociales.

logos